fbpx Saltar al contenido
Lo mejor para mi can

Cómo enseñar a tu cachorro o perro adulto a hacer sus necesidades en la calle

CÓMO ENSEÑAR A UN PERRO A HACER SUS NECESIDADES FUERA

Enseñar a un perro a hacer sus necesidades en un lugar concreto es necesario para evitar problemas en el futuro. Sin embargo, muchos dueños tienen dudas de cómo hacerlo de manera rápida y efectiva. Aquí va una explicación sencilla para ayudarte.

Enseñar a un perro: ¿hasta dónde podemos exigirle?

CÓMO ENSEÑAR A UN CACHORRO A HACER SUS NECESIDADES EN LA CALLE

Antes de empezar, una explicación corta sobre cómo funciona la conducta de eliminación (orinar y defecar) en los cachorros:

De las 3 a las 8 semanas de vida es cuando los perros aprenden a salir de su zona de confort para hacer sus necesidades. Hasta esas edades, hacen sus necesidades básicas dentro y la madre se come los desechos como método de limpieza y para evitar dejar rastros que puedan atraer a posibles depredadores (este comportamiento es les viene del lobo, canis lupus).

A partir de las 8 semanas es cuando los cachorros empiezan con la “preferencia de sustrato”.

Desarrollar una preferencia de sustrato quiere decir aprender a hacer sus necesidades sobre una superficie de un material concreto.

A partir de las 8 semanas es el MOMENTO IDÓNEO para enseñarles a HACER SUS NECESIDADES EN LA CALLE.

Los perros que no aprenden a distinguir donde pueden defecar u orinar son resultado de los problemas que generan comprar cachorros en una tienda o a un criador no autorizado que no tiene a sus perros en las mejores condiciones.

Ahora bien, ¿cómo enseñar a un cachorro y conseguir que haga sus necesidades en las superficies y lugares que nosotros deseamos?

Enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades en un sitio concreto: pasos básicos

1- VIGILANCIA

Hay que conducir al perrito al lugar donde queremos que haga sus necesidades con una frecuencia que se adapte a sus necesidades.

Para que no seas demasiado exigente, debes aplicar el siguiente principio:

Un cachorro es capaz de aguantar sin orinar o defecar un número de horas igual a los meses que tiene, más una.

Eso quiere decir que, para un perro de tres meses, por ejemplo, deberíamos hacer la siguiente suma:

3 meses + 1h = 4 horas

Para uno de cuatro:

4 meses + 1h = 5 horas

Y así sucesivamente.

¡No podemos exigir al cachorro un control voluntario total hasta que no tenga entre cinco y seis meses!


2- ANTICIPARSE A LOS ACONTECIMIENTOS

Además de llevarlo a hacer sus necesidades cada X horas, tienes que anticiparte.

El cachorro tendrá ganas de defecar u orinar, sobre todo:

– Al despertarse

– Después de su comida

– Después de jugar

Habrá que conducir al perro al lugar adecuado tras esas tres acciones.

La idea es intentar que el cachorro lo haga en el sitio que no es y corregirle, así eliminará la conducta de hacer sus necesidades donde no le corresponde.

Hay que conseguir que casi siempre acierte con el sitio porque, cuando lo haga, le darás un premio y eso reforzará la conducta.


3- PREMIA A TU FIEL AMIGO

Cuando el cachorro evacue en el lugar apropiado, le darás un premio a la par que le dices «muy bien» y lo acaricias, así reforzarás positivamente su conducta acertada.


4- ZONA HABILITADA EN LA NOCHE

Lo más seguro es que tu cachorrito no aguante sin evacuar toda la noche, así que tendrás que habilitar una zona con un empapador o un periódico para que lo pueda hacer ahí durante la noche.

Tendrá que ser una zona alejada de donde descansa o juega.


5- OTRAS COSAS RELEVANTES PARA CONSEGUIRLO

  • Mantener siempre una rutina: el cachorro tiene que poder prever cuándo podrá orinar o defecar. Si le impedimos el acceso a la zona de papel de periódico, o si no lo acompañamos allí en los momentos de mayor probabilidad de eliminación, quizás opte por hacer sus necesidades en cualquier otro sitio.
  • NO CASTIGAR: Si castigamos podríamos hacer que nuestro perro nos coja miedo, o que esté incómodo y esto no ayuda a reforzar el vínculo humano-perro. El castigo no es necesario. Los cachorros aprenden muy rápido y sólo hay que tener paciencia.
  • Nunca utilizar lejía y limpiar con detergentes no enzimáticos: la lejía es un detergente con amoniaco (los orines también lo tienen) y los perros, al olerlo, pueden querer orinar encima, como si hubiera marcado otro perro ahí antes.

Cómo enseñar a un perro adulto a hacer sus necesidades en la calle

CÓMO ENSEÑAR A UN PERRO ADULTO A HACER SUS NECESIDADES EN LA CALLE

Se le enseñará de la misma manera que a un cachorro sigue los pasos antes marcados, te dejo un resumen.

  • VIGILANCIA DEL PERRO
  • ANTICIPARSE A LOS ACONTECIMIENTOS
  • DÁLE PREMIOS
  • ZONA HABILITADA PARA LA NOCHE
  • MANTENER LA RUTINA, NO CASTIGAR Y NO LIMPIAR CON LEJÍA

Si tienes alguna duda más déjanos un comentario y te responderemos con la mayor brevedad posible.

👇 👇 👇

Para seguir aprendiendo cosas necesarias sobre tu perro entra en nuestro blog.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN
Acepto que mi información personal sea transferida a MailChimp ( more information )
¿Quieres convertirte en un experto sobre tu perro? ¿Quiéres información real sin pagar un solo euro? Pues suscríbete a nuestro boletín para estar al día.
Odiamos el spam. Tu dirección de correo electrónico no será vendida o compartida con nadie más.